Equilibri digital a casa:

Guia per a pares sobre l’ús saludable de la tecnología

En un mundo donde la tecnología se ha convertido prácticamente en una extensión de nosotros mismos, es fundamental aprender a navegar por el mar digital con nuestros hijos e hijas.
Encontrar el equilibrio entre estar conectados y saber cuando desconectarse es una danza delicada que, muy gestionada, miedo enriquecer enormemente las vidas de los más jóvenes sin sobrecargarlas.

A continuación, os proponemos algunas pautas sencillas para integrar la tecnología en la vida familiar de una manera saludable y consciente, garantizando que las pantallas sean ventanas de oportunidades en vez de barreras que nos separen cuando estamos en casa.

Sed de ejemplo:

Los niños y niñas aprenden por el que ven en los adultos. Si estamos constantemente con el móvil, ellos creerán que este es el comportamiento a seguir. Enseñémoslos como hacer un uso equilibrado, dejando de banda el móvil cuando estamos comiendo o hablante con ellos. Así, aprenderán que hay momentos para compartir y momentos para la tecnología.

Establecéis normas claras:

Definir reglas sobre el uso de las pantallas a casa según la edad y las necesidades de cada cual puede ayudar a que todos tengamos claras qué son las expectativas. Esto incluye límites como no utilizar los dispositivos justo antes de ir a dormir, durante las comidas o no tener el móvil en la habitación durante la noche.

Dedicáis tiempo a actividades sin pantallas:

Buscáis momentos para disfrutar juntos haciendo actividades que no impliquen la tecnología. Esto puede variar desde una simple paseada, a juegos de mesa, cocinar juntos, o iniciar un pequeño proyecto a casa. Este tiempo compartido es tanto valioso por ellos como para vosotros.

Aprendéis sobre la tecnología:

Aunque parezca que los niños nos superan en conocimientos tecnológicos, es clave hacer el esfuerzo de comprender e interesarnos por el que hacen en línea. Esto nos permitirá estar más próximos a ellos y ofrecer una guía y protección más efectiva ante posibles riesgos.

Fomentáis el diálogo abierto y la reflexión:

Mantener una comunicación fluida es crucial. Hablar sobre el que hacen en línea, los juegos que juegan o los videos que ven nos ofrece la oportunidad de alentarlos a analizar y reflexionar sobre los contenidos que consumen en internet. El objetivo no tiene que ser generar miedo o alarma sino promover un pensamiento atento y reflexivo.

Estad atentos a las señales de alerta:

Si observáis cambios preocupantes, como un uso excesivo de las pantallas, cambios en los patrones del sueño o aislamiento, o incluso tristeza puesto uso, es el momento de dialogar. Compartir nuestras preocupaciones de manera sencilla puede motivarlos a autoobservarse y desarrollar un uso más saludable de la tecnología.

Recordamos que nuestro objetivo no es prohibir el uso de las pantallas sino encontrar y mantener un equilibrio que permita a los más jóvenes crecer en un ambiente rico y diverso, tanto en el mundo digital como fuera de él. Con estos pequeños pasos hacemos camino hacia un futuro digital y responsable para todos, ¡vamos juntos!

 

Clara Solà Vinyoles

Psicòloga General Sanitaria

Núm. colegiada: 24323