L’autoconcepte i les xarxes socials

CENTRE ARS

El proceso

por el que pasa una persona mientras construye y va dando forma a su autoconcepto no es una tarea fácil. Antes que nada es importante que entendamos bien a que nos refiramos cuando hablemos de este término. A menudo podemos encontrar que nos cuesta diferenciar entre autoestima y autoconcepto, los cuales no son sinónimos pero si que se complementan entre ellos (un autoconcepto positivo conduce a una autoestima positiva). Así, el autoconcepto es esencial por la construcción de la propia identidad y engloba la dimensión cognitiva; en cambio, la autoestima trata la dimensión valorativa i afectiva.

Por lo tanto, el autoconcepto es la creación de la autoimagen, la cual afecta a nuestra conducta y a nuestras vivencias. Esta autoimagen se construye a través de cómo nos vemos a nivel físico, académico, social, personal, emocional, y que viene condicionado por la información que recibimos de nuestro entorno. En este caso, hablaremos del impacto de las redes sociales en el autoconcepto de los niños.

 

Los medios de comunicación, como las redes sociales están al orden del día. Estas muestran a los niños unas calidades físicas y una serie de modas actuales como su bailes, vestimenta, maquillaje, belleza, deporte, música, videojuegos, humor… pero creéis que este contenido los ayuda a ir construyendo el autoconcepto? Pienso que este contenido los muestra una parte muy superficial de la realidad y que a menudo los hace crear expectativas de cómo tendrían que ser (vestir de determinada manera, tener un buen físico, tener un gran grupo de amigos o seguidores, estereotipos de género, uso de vocabulario concreto…).

Creéis que los niños encuentran canales donde se hable de aquellas calidades más internas que a menudo desconocen?, o que estas sean variadas para poder ayudar a la construcción de su autoconcepto? Y si los encuentran, los interesa y prestan atención? Es poco probable que encontremos a niños que el contenido que visualicen sea de este estilo, que los aleje del que la sociedad juvenil se los está mostrando. Así, una de las funciones del adulto (padres, maestros, profesionales…) es guiarlos en este camino y ponerlos en contacto con aquella esencia que ellos no perciben o no la reconocen como parte del autoconcepto.

Los podemos ayudar en su construcción reconociendo cómo son, más que el que hacen, y ayudarlos a tomar conciencia sin hacer prejuicios ni valoraciones. Los adultos tenemos que ser conscientes que, como hemos dicho antes, el autoconcepto y la autoestima van de la mano; y es por este motivo que se tienen que fortalecer ambas.

A pesar de que en el artículo se ha hablado del autoconcepto condicionado por las redes sociales también tenemos que tener en cuenta que hay muchos más factores, del entorno de las personas, que influyen en su construcción, y que este no es estático y se puede ir modificando y modelando a lo largo de nuestra vida.

 

Mònica Closa Pugès

Psicopedagoga
Colegiada Núm. 29741